10 de marzo de 2015

Nueva expo y accesorios faltantes

En mi eterna búsqueda por encontrar tesoros de plástico transformable, descubrí un nuevo evento geek. Bueno, nuevo para mí, pues al parecer, lleva ya varias ediciones organizadas desde el año pasado. La idea del Toy en Revolución es muy similar a la del ToyFest: un pequeño foro que alberga a varios expositores en un evento de entrada gratuita donde encuentras productos nuevos y usados de todos los fandoms ñoños imaginables.

También, al igual que el mencionado evento, Toy en Revolución se lleva a cabo de manera mensual. La sede es un recinto cercano al Monumento a la Revolución (hence the name). Mi primer encuentro con esta expo fue en su edición del pasado febrero, en donde encontré tres figuras que aparecen en la foto. El resto fueron hallazgos de ese mismo fin de semana, pero en el ya tradicional Tiangeeks.

¡UN INVID! Este alienígena perteneció a la línea de juguetes que Harmony Gold y Matchbox comercializaon durante la tercera y última saga de Robotech en los 80. Mi hermano tuvo uno de estos allá por los 90, cuando le entró por coleccionar parafernalia Macross y similar. La verdad es que lo adquirí para que todos los Cyclones que conseguí el año pasado tuvieran un enemigo con quien jugar, además de la nostalgia que me provocó. Y también el precio de 200 pesos que pagué por él.  No lo contabilizaré dentro de la Colección porque se trata de un robot no transformable.

Pasando a los que sí se transforman, tenemos a Blurr Armada (#2,259). Lo encontré así como lo ven en el puesto de uno de los expositores. Hace algún tiempo en el ToyFest, encontré a su compinche Incinerator, y tal como profeticé, fue buena idea adquirirlo en ese momento, pues ahora tengo ya al dúo completo. Salvo los misiles, claro.

A propósito del asunto, varios compañeros coleccionistas me han preguntado que si acostumbro adquirir los complementos de esas figuras que encuentro incompletas. La respuesta es sí y un par de ejemplos están en esta entrada. Tal y como sucedió con Blurr Armada, hace tiempo me hice de un Thundercracker Armada incompleto. Con uno de mis dealers de confianza en el Tiangeeks, adquirí un par de misiles del Skywarp de la misma línea para que mi Thundy tuviera por fin un par decente (nunca encontré el gris que me hacía falta).

Al día siguiente, cuando asistí al Toy en Revolución, encontré a su Mini–con Zapmaster (#2,260), completando así al Seeker Armada. Muchas veces antes he mostrado como he completado figuras que adquiero con faltantes, siendo tal vez el caso más famoso el de Fortress Maximus G1. Regularmente no muestro los accesorios que compro en eBay para completar mis figuras, pues lo hago de manera muy esporádica, ya que al tratarse de partes pequeñas, siempre prefiero comprarlas en grupo para aprovechar el envío. De esta manera he completado a Trypticon y Quickswitch G1, a Ultra Raker Brave y varias figuras Cybertron sin Cyber Key, por mencionar algunas.

Prefiero, como en esta ocasión, visitar los lugares habituales para ver si logro atrapar algún faltante, antes de rendirme y terminar comprándolo online. La satisfacción de encontrar un accesorio o componente faltante antes o después de adquirir la figura principal, tal y como ocurrió con Incinerator o Zapmaster, es mucho mayor. Pero es un hecho: siempre trato de encontrar los elementos faltantes de mis figuras, sobre todo cuando se trata de partes críticas.

Finalmente está Siren G1, con su Headmaster Quig (#2,261 y #2,262), al cual encontré en un tianguis de chácharas. Este es un caso inusual, pues la mayoría de las veces que me he topado con robots usados pertenecientes a esta sublínea, el Headmaster es uno de los faltantes más comunes. Tan sólo en lo que va del año, he encontrado en expos y bazares a no menos de 10 robots de este tipo sin este complemento vital.

Este Siren tiene varios faltantes: el casco, un par de cañones, el arma principal y una placa en el pecho del robot principal. Todos ellos son elementos conseguibles en deshuesaderos G1 de confianza. Pero ni siquiera sumando el precio ridículo que pague por él y el costo de todos los faltantes, gastaría el 50% de lo que me costaría comprarlo usado completo en eBay, por ejemplo.

Esta es la clase de decisiones que tomo sobre la marcha cuando adquiero figuras incompletas. Si al final, gastaré mucho menos si encuentro los faltantes de una figura, y además, activo una nueva búsqueda que puede resultar entretenida, ese robot ya tiene un pie dentro de mi Colección.

He aquí otra razón para mantenerme en constante búsqueda de lugares en donde pueda encontrar esos faltantes. Igual que como ahora lo haré con el Toy en Revolución.