12 de octubre de 2015

Recta Final Brave I: God Max, el real

Hace exactamente 6 años, presentaba mis primeras adquisiciones Brave, aquellos robots responsables de mi devoción total a estos primos de los Transformers. Aquel día de octubre del 2009, mostré 27 robots individuales que conformaron a los primeros 8 Megarobots de mi Colección. Esos que iniciaron la búsqueda de los elementos que forman parte de una de las metas más ambiciosas de mi coleccionismo: tener a TODOS los robots DX de TODAS las líneas Brave. Pero en mi meta, también están incluidas aquellas figuras que no tuvieron línea oficial, además de todas esas ediciones especiales consideradas griales entre los conocedores. Un total de 45 Megarobots.

Con esta entrada, inicio la recta final hacia el desenlace de esa misión; mi despedida a 6 años de sangre, sudor y lágrimas que dejó la búsqueda de varios de los mejores representantes de la historia robótica transformable.

Y para empezar esta breve serie de entradas, presento a los integrantes de God Max, de la línea Brave Exkizer.

Quienes visitan con frecuencia este humilde blog, sabrán que el año pasado conseguí una versión italiana de este Megarobot. En ese momento comenté acerca del dudoso origen de la figura y de las características generales del molde. Aunque fue todo un logro conseguirla, ser el único Brave que no era 100% original dentro del grupo fue un hecho que me dejó algo intranquilo. Y ahora, encaminado hacia completar mi Colección Brave, esta astilla intensificó su incomodidad. Ante tal situación, la única solución era conseguir la versión original. Y como verán, lo hice, pues gracias a un dealer nipón, pude adquirir en una subasta algo compleja, esta grandiosa versión de God Max.

Las tres figuras son usadas, aunque como aclaró el vendedor, "sólo fueron abiertas para ser exhibidas durante un tiempo". En las imágenes se aprecian los instructivos y stickers todavía sellados en sus bolsas originales. De hecho, cada una de las cajas sólo está abierta en uno de sus lados, el otro permanece sellado con la cinta original. Sky Max, Dash Max y Drill Max (#2,438 a #2,440) están perfectos. No tienen ningún detalle, es como si no hubieran pasado 25 años y las hubiese comprado ayer en una tienda japonesa. Y su precio no superó los 100 dólares totales, incluido el envío, cuando las recibí a finales de julio.

Así se ve God Max a un lado de su simil italiano. De no ser por esos detalles en color amarillo chillón, la verdad es que son pocos los indicios que a simple vista diferencian las dos versiones. Una inspección más a fondo revela aquellas que en un inicio fueron sospechas mencionadas. De entrada, sí hay diferencias muy marcadas en la calidad del plástico entre ambas figuras; la Takara original tiene un plástico de mejor calidad, que se siente en los acabados y en el peso general de cada pieza. El segundo elemento es el gimmick de activación de los pechos de cada robot individual; la versión italiana eliminó por completo esta característica en dos de las tres figuras. Finalmente, el plástico traslúcido que sí está presente en la versión original; la cabina de Dash Max es el ejemplo más claro de esto.

Pude haberme quedado con la versión Ceppi Ratti y darle vuelta a la página. Pero al final, siento que esto hubiese sido algo que me habría causado mucha incomodidad. Vamos, si hubiese tal vez más Braves que no fueran originales dentro de mi Colección, el problema tal vez no sería tan molesto, pero al ser el único entre 44, esto no dejaba de punzar en mi mente que "de no ser por ese, todos mis Braves serían originales".

Conservaré la versión italiana porque el valor coleccionable (y anecdótico) es considerable, pero la cuenta final de Megarobots Brave no se altera. Sigue faltando uno para cumplir esta meta...


Objetivo Opcional: Conseguir la versión original de God Max Brave.

Por fortuna, lo logré.

Sexto Objetivo Opcional de 2015, cumplido.