22 de noviembre de 2013

Bandai y sus dinosaurios: D.I.C.E.

Para iniciar el 2005, Bandai lanzó una nueva propiedad intelectual. D.I.C.E. fue una serie animada que se transmitió por Cartoon Network en nuestro continente. Tuvo dos temporadas. Y nunca vi un capítulo...

La historia trata acerca de una organización llamada... D.I.C.E. (DNA Integrated Cybernetic Enterprises), la cual se encarga de hacer el bien en una galaxia donde es muy común mandar a los morritos a pelear contra gañanes. Sí, se parece mucho a nuestra galaxia. El grupo F-99 está formado por niños que utilizan varios gadgets para transformarse en guerreros y así pelear contra los villanos. La mejor parte viene cuando utilizan a sus vehículos, los cuales fueron creados a partir del ADN de dinosaurios y al "liberarlos", estos se transforman en una representación mecánica de los animales prehistóricos.

El estilo de animación es muy similar al utilizado en la serie Zoids, además de retomar elementos de Kamen Raider y, obviamente, de cualquier serie Sentai que se les ocurra. Como podrán deducir por la imagen, esta serie tuvo una línea de juguetes en la cual existieron robots transformables. Y no supe de su existencia hasta hace algunas semanas, cuando conseguí tres de ellos.

Contrario a lo que pudiera pensarse, el fuerte de la línea de juguetes no eran los robots, sino las figuras de acción. Y lo digo porque, al parecer, existieron muchos más modelos y variantes de los niños en armadura que de los vehículos. Un poco lo que ocurre con los Sentai/Power Rangers en donde los gadgets y figuras tienen un peso a veces mayor que los Zords. Ya saben, aquí abundan los muñecos tamaño Barbie, atascados de accesorios.

Las figuras hechas para ocupar los vehículos, de entrada, se venden por separado. Su tamaño es sólo un poco más pequeño que el de un G.I. Joe ordinario. Tienen múltiples puntos de articulación, incluidos unos muy prácticos en las muñecas y los tobillos que permiten adquirir una gran variedad de poses. Los tres vehículos robóticos que adquirí venían con su respectiva figura.

Saben que no acostumbro incluir fotos de ambos modos, a menos que la figura sea algo desconocida y me haya sorprendido bastante. Los D.I.C.E. cumplen con los dos requisitos, por eso haré lo propio.

En la primera imagen a la izquierda pueden ver el modo vehículo del Dinobreaker Hoverptera (#1,932) y su piloto, Robert. En la imagen que está justo arriba, su modo liberado. La transformación es muy simple, pero funciona bastante bien, además de aumentar el tamaño considerablemente gracias a la extensión de las alas. En la serie, Hoverptera es el único Dinobreaker con la capacidad de volar. La precisión biológica/histórica es apabullante.

Motoraptor (#1,933), aparece en el extremo derecho de la primera imagen en modo vehículo y aquí, transformado en un raptor mecánico. Su piloto es Jet, el típico chavo impetuoso que siempre quiere hacerlo todo solo.

Como sucede con Hoverptera, la transformación es muy sencilla, pero mantiene la idea y el resultado funciona. En teoría, las figuras de acción de estos vehículos incluyen un par de armas y accesorios. Las que venían con los míos no traían nada extra. Ni modo.

Y esta es la joya de la corona. Sin duda, el mejor Dinobreaker de los 10 9 que estuvieron disponibles y el más grande de la línea. Knightrex (#1,934) es un increíble auto deportivo un poco... obvio. Sí, seamos honestos: el fuerte de los Dinobreakers no es ocultar al 100% a la bestia en su interior. A pesar de ello, este auto es una maravilla.

Antes de adquirir el trío, investigué acerca de ellos y vi las fotos de Knightrex. Nunca imaginé que el vehículo fuera tan grande. En volumen y peso, probablemente tenga el mismo tamaño (o tal vez sea un poco más pesado) que un Prime o Megatron Leader ROTF.

La cubierta se eleva para revelar la cabina en donde se aloja el piloto. El personaje que vino con el mío se llama Marco, y en la serie él es piloto de otro Dinobreaker. El dueño verdadero del Knightrex es un sujeto misterioso que siempre aparece para ayudar/perjudicar a los F-99. Su nombre es Phantom Knight y es como el Corredor X de Speed Racer. Y resulta que es el hermano perdido de Jet. Spoiler.

El modo alterno es fantástico. Está hecho con ese característico y resistente plástico Bandai, y el tamaño impresiona. Además, tiene un botón que activa sonidos electrónicos: si se presiona en modo vehículo, se escucha un rugido de motor; hacerlo en modo bestia, activa un rugido animal.

Estoy muy impresionado con los D.I.C.E. Gracias a un tip de Robo Cun, encontré al trío y fue muy afortunado hacerlo, pues desde que supe de su existencia, he tratado de rastrear al resto de la línea en los lugares habituales sin suerte. La poca información al respecto deja ver que no fue una línea de juguetes muy popular y por ello, será muy complicado encontrar el resto de los Dinobreakers. Tampoco es tan grave, pues tengo a los tres más emblemáticos.

Ya lo había mencionado antes: nadie le gana a Bandai cuando se trata de hacer dinosaurios. Muchas de las mejores bestias prehistóricas de mi Colección pertenecen al universo Sentai/Power Ranger y, ahora, tres más se suman a esta constante. Además de la suerte de conocerlos y adquirirlos, el precio de admisión fue una broma: con todo y que las figuras de acción no tienen accesorios, una no es el piloto correspondiente, a Motoraptor le falta un dedo y a Hoverptera le falta un panel, la cantidad que pagué por los 3 era lo que hubiera estado dispuesto a pagar solamente por Knightrex sin problema: 650 pesitos. Esta figura valió completamente todos los pormenores de la compra.

Una de las mejores sorpresas que me he llevado este año.