23 de diciembre de 2015

¡Candy Toys! :D

Pasaron poco más de cuatro años desde que adquirí mis últimos Candy Toys. Después de una fiebre que inició cuando rondaba mis primeras 1,000 figuras, de pronto, la urgencia por conseguir este tipo de ejemplares se enfrió. Entre la falta de tiempo para armarlas y las siempre demandantes prioridades en las listas de adquisiciones, dejé un poco de lado este segmento del coleccionismo.

Eso no cambió este año. La razón por la cual incorporé todas las figuras de la imagen a las filas de la Colección fue porque formaron parte de compras más grandes de otras adquisiciones que sí eran prioridad. Y bueno, también porque eran muy buenos tratos y quise aprovechar los envíos :P

Este es el set completo Go–Buster, en su versión Candy Toy. Si les resulta conocido, es porque el grupo original en el cual está basado lo presenté el año pasado como mi figura de centena #3,800.

El auto rojo al frente es CB–01 Go–Buster Ace; GT–02 Gorilla, es el camión azul; RH–03 Rabbit, el helicóptero amarillo; BC–04 Buster Beet, la grúa negra; SJ–05 Stag Beetle, el avión gris; LT–06 Tatagamilioh, la trimoto gigante y FS–00 Frog, el submarino verde (#2,505 a #2,511). Como verán, ya están armados y con los stickers aplicados. Como comenté muchas veces en ocasiones anteriores, una de las características más especiales de los Candy Toys es la posibilidad de ensamblar el juguete desde cero. Es una actividad muy tranquilizadora y excelente terapia para eliminar el estrés. Entonces, ¿por qué adquirir versiones ya ensambladas?

Por alguna razón que desconozco, el precio de los Sentai Candy Toys suele incrementarse considerablemente una vez que la línea (y su respectiva serie televisiva) termina. Estamos hablando de que el costo puede duplicarse. Esta es otra razón por la cual me la he llevado con calma con estas piezas. Un set nuevo Go–Buster alcanza sin problema los 200 dólares, cuando en su momento, las 9 cajas del grupo completo no superaban los 10 dólares cada una. Entonces, cuando el set ya ensamblado te cuesta 30 dólares, no hay mucho que pensar.

En el pasado, hablé maravillas de los stickers patentados que Bandai incorpora en sus Candy Toys. Desafortunadamente, varios de los que recibí con este set dejan mucho que desear. Debido a la cantidad de detalle y complejas superficies en las cuales se deben colocar. Esto es más evidente en partes complicadas, como los rostros con relieve de algunos personajes, por ejemplo. Un pequeño desliz que hubiese estado presente seguramente también en las versiones nuevas. Demasiado ambicioso querer colocar tal cantidad de detalle en un diminuto sticker en zonas intrincadas.

Y sí, tal vez me perdí la mitad de la diversión, pero siempre está la posibilidad de desarmarlos y volverlos a ensamblar :P

Además, ¡incluye versiones pequeñas 'transformables' de los Buddy Roids!: Cheeda Nick, Gorisaki Banana, Usada Lettuce y Ene-tan (#2,512 a #2,515), las cuales son un equivalente a los Headmasters. Gran detalle.

Pasando a personajes mucho más conocidos, tenemos a este trío de Kabayas Transformer. Star Convoy, Hydra Darkwing y Buster Dreadwind (#2,516 a #2,518). Los tres formaron parte del wave 8 de la nueva línea Kabaya que inició en 2009. Estas tres figuras estuvieron disponibles el año pasado y, a diferencia de los Go–Busters anteriormente mencionados, éstas si venían nuevecitas de paquete.

Por lo regular, las reseñas de los Kabaya Transformers son favorables, aunque nunca falla algún detallito en la transformación que no es del agrado de todo mundo. Por lo que he leído, Star Convoy es un digno representante de la idea original del molde G1. Desafortunadamente, el Hot Rodimus incluido no es transformable...

Por otro lado, los Powermasters que acompañan a los dos jets Decepticons fusionables, Throttle y Hi–test, sí se transforman en su modalidad engine. Entonces,  (#2,519 y #2,520).

Los tres miembros de este wave me costaron 15 dólares. Es una pena que el vendedor ya no tuviera disponibles más oleadas de mi interés. Creo que comenzaré a cazar algunos Kabayas que llaman mi atención. Pero eso será una tarea para el siguiente año.