8 de agosto de 2017

La Unboxing Toy Convention, el agridulce sabor de la victoria y Tryptigun


Odio las expos. Lo he dicho en numerosas ocasiones y en distintos contextos. Detesto las filas largas, el aglutinamiento y la frustración potencial de salir con las manos vacías por no encontrar nada de tu agrado, o peor aún, ver algo que te gustó, pero a un precio idiota. Sumado a todo lo anterior, está el hecho de pagar entrada para vivir todo esto.

Claro, soy fan del ToyFest y espacios similares, pero la gran diferencia es que la entrada es gratuita y esto reduce considerablemente la negatividad de la visita. Además, espacios como el antes mencionado tienen un buen récord en las piezas que he encontrado entre la cháchara.

Entonces, ¿qué me motivo a asistir el pasado viernes a la Unboxing Toy Convention (UTC)? ¿Fue acaso el concepto de un espacio dedicado a los juguetes y el coleccionismo? ¿La idea de un nuevo evento que congregaría a los coleccionistas para una convivencia veraniega única? No, lo que me hizo comprar una entrada fue la promesa de obtener Transformers que fueron exclusivas de la San Diego Comic–Con de este año. Así de simple funciona la mente de un servidor. Y a juzgar por las palabras de mis compañeros de fila (con quienes conviví alrededor de 3 horas y 40 minutos), no era el único que asistió con esa directriz en mente.

¿Y qué tal estuvo? Creo que ya habrá foros en donde se analice minuciosamente lo que se vivió ahí. Sin entrar en mucho detalle, creo que hay mucho espacio para mejorar. Al ser un evento nuevo, uno debe ser un poco más laxo en el juicio. ¿Y cumplieron su promesa de las exclusivas? Aquí es donde el asunto se pone agridulce: sí y no.

Verán, mis objetivos principales eran dos Primes exclusivos de la SDCC. Ambos fueron anunciados en varias ocasiones, tanto en la página del evento, como en su página de Facebook. Si ahí encontraba otra cosa que estuviera dentro de mi lista de pendientes, pues sería como postre. De las dos figuras que buscaba sólo estuvo disponible una de ellas. Y no, no se acabó o llegué tarde, simplemente no la tuvieron durante todo el evento, con todo y que mencionaron, incluso después del primer día, que la tendrían.

A minutos antes de entrar.

De hecho, fui una de las primeras 30 personas en formarme para entrar al lugar. Llegué casi 3 horas antes de que abrieran las puertas, esto para asegurar un buen sitio y aumentar la probabilidad de éxito. Fue un poco pesado, pero mi Vita me hizo buena compañía.

Una vez que abrieron las puertas, todo el mundo corrió para formarse en el stand de Hasbro, que es donde estarían las exclusivas que los fans TF —además de los marvelitas, warsies y colados— buscaban. Ya formado, comenzó la conversación entre los impacientes. La mayoría iban por las exclusivas de Star Wars, seguidos por los que querían un set de Thor Legends de Marvel y hasta abajo de la cadena alimenticia coleccionista, yo, representando a los que tragamos plástico transformable.

Prime MP–10 con oreja caída y el hacha de Energon mal puesta.

Rumores llegaban a la fila acerca de cómo "sólo podías comprar 2". ¿Piezas de cada exclusiva? ¿Artículos totales? Nadie de los que estábamos atrás sabíamos a qué nos enfrentaríamos una vez que estuviéramos en la recta final hacia una de las cuatro cajas dentro del stand. Durante los poco más de 40 minutos que estuve formado, no alcancé a ver a otro comprador antes de mí que se llevara Transformers. Todos los que tenían en los anaqueles y cerca del mostrador permanecían intactos, mientras los Thrawns, Landspeeders de Luke, Odinsons y Cuarteles de Misiles Cobra comenzaban a circular al por mayor.

Fue en ese momento cuando comencé a sospechar que algo no andaba bien, pues el Optimus Prime de The Last Knight (sí, el que trae el pedazo de neumático) no se veía por ningún lado. Ahí estaba en el stand, ignorado por los compradores, el otro Prime que buscaba, pero el de TLK no. Había incluso Masterpieces Takara en el stand (esa es otra LARGA historia que algún día les contaré si me invitan un trago) y otros de los sets exclusivos, como el de IDW con Jetfire y el MP–10 Exclusivo de TRU. Pero el Prime que buscaba, no.

Al estar frente a la caja tuve que decidir, además del Prime Primitive que sí aseguré, qué otra cosa me llevaría. Mi premio de consolación fue algo que no esperaba encontrar ahí (por lo menos no en ese stand). Y sí, mi premio de consolación fue un Trypticon Titans Return Generations. Gracias.

Otro de los sets disponibles en el stand más visitado de la convención.

Una vez adquiridos mis dos artículos, me retiré algo decepcionado —porque además de no encontrar lo que esperaba, en el stand aceptaban todas las tarjetas de crédito, excepto la mía (¡MALDITO SEAS, BANCO DEL ATLÁNTICO!), y por ello no pude comprar más cosas porque no llevaba más efectivo—. Entonces, decidí no perder la buena actitud y dar una vuelta por el lugar. Claro, cargando los 10 pinches kilos de plástico nuevo en una bolsa que se rompió dos veces.

Mezcla de stands de vendedores conocidos, con otros nuevos para mí fue lo que encontré en el piso de la UTC. Había pocas cosas para el fan TF, si las comparamos con la cantidad obscena que había de otros fandoms, pero supongo que buscándole, alguien podía encontrar una que otra buena pieza a precio razonable. Estuve a punto de comprar un Sentai que no tenía, pero estaba incompleto. Quise comprar un Prime en otro stand, pero no aceptaban mi tarjeta. Quise comprar un snack, pero tenía gluten. Todo mal.


Gracias a los miembros de la Unión Cultural Mexicana de Fans de Transformers, con quienes tuve la oportunidad de charlar, me enteré a detalle acerca del problema de diseño que ha afectado a varios ejemplares de Trypticon. Esto, evidentemente, fomentó mi paranoia y llegué a casa para informarme todavía más del asunto y, de paso, abrir la figura y cerciorarme de que no tuviera problema alguno. Por fortuna, el lote al cuál pertenece mi Tryps, al parecer, es uno que no padece el problema en la pierna/cadera/ingle. Para asegurarme, seguí algunos de los consejos y tutoriales disponibles para 'prevenir' un desafortunado incidente y mi pieza funciona al 100%, por lo menos en esa parte de su anatomía. El problemilla de la puerta que se ha presentado en todos los lotes, permanece.

Producto del miedo que sembraron en mí estos chavos, Trypticon se convirtió en el primer Transformer que saco de su empaque EN LO QUE VA DEL AÑO, sin contar el hecho de que pasé la noche de mi sábado revisando y tomando medidas precautorias en las piernas de mi Decepticon. Gracias, en serio, se los agradezco mucho. Los hago directamente responsables de cualquier subsecuente ataque de ansiedad.

Siempre es interesante conversar con colegas de vicio, y sobre todo, unos tan dedicados a dar a conocer este sector del coleccionismo. Estas son algunas imágenes del diorama que tenían en su stand.

Autobots y Decepticons de muchas líneas se enfrentan por un espacio en tu foto.

Y yo que todavía no abro mi Fort Max...

¡Aunque te disfraces de Autobot, sabemos que eres tú, Death Garry Gun!

Un Four Star Shackwave. Eso no se ve todos los días.

Además de la vendimia y la convivencia entre adictos, lo demás era lo rutinario en este tipo de eventos: conferencias diversas, uno que otro famoso firmando autógrafos, cosplay moderado, muchos escuincles gritones y exhibición de piezas de colección. Les dejo algunas imágenes de lo que me pareció más interesante.

No sé quién es y no sé leer japonés, pero creo que la placa decía "BOLTRON".

Casi, casi como en la Friki Plaza.

El mejor, aceptémoslo.

Si no coleccionara robots transformables, coleccionaría M.A.S.K., pero si no 
coleccionara eso tampoco, seguro coleccionaría Dino–Riders.

Todavía recuerdo cuando era morrillo y le dije a mi madre si me compraba ese T–Rex. Ella vio el precio y dijo: "pídeselo a Santa. O al Fondo Monetario internacional...". 
Ay :'(

Pura nostalgia jurásica.

Otra vez Boltron, pero con sus amigos Jumbo.

Esa fue mi experiencia en la UTC. Creo que, después de sumar y restar, queda como positiva. Este asunto tiene todo el potencial para convertirse en ÉL evento para coleccionistas en nuestro país, pero se necesitan pulir muchas cosas, como el orden y filas para la compra de las exclusivas, fomentar y mejorar la interacción entre clubes de coleccionistas y equilibrar los contenidos para distintos fandoms. Sé que hay trillones de warsies, pero los fans de los robots transformables también llenamos foros si se nos trata bien. 

No me dolió pagar 100 pesos de entrada por lo que obtuve al final. No como aquella vez cuando pagué 70 por un fraude flagrante. Esos 70 pesos todavía me duelen.

Y claro, está el recuento de lo adquirido:

(play "Police Truck.mp3")

6,700...


y 6,800.

Como niño en Navidad.


"Da fuc?!"

A dinosaur!

A city!!

A spaceship!!!

A FUCKING CYBERTRONIAN HAND CANNON!!!!

NOT TRYPTICON, FUCKING TRYPTIGUN!!!!!



Objetivo: Alcanzar los 300 Primes transformables en mi Colección.
Mi figura 6,800 es uno más para esta lista.
Restan 8 Primes para cumplir el objetivo.

Objetivo Opcional: Conseguir al Decepticon más grande que se ha hecho.
Mi figura 6,700 me ayuda a alcanzar esta meta.
Primer Objetivo Opcional de 2017, cumplido.

4 comentarios:

Martin Ga dijo...

Te duelen pagar $100 y compras TF de varios miles de pesos...WFTF!

AENDREL dijo...

Ese es justamente el punto: ¿por qué pagar MÁS si ya estás comprando algo? O, como lo mencioné en el primer párrafo: ¿pagar entrada para ir a una expo en la que no compras nada porque no hay nada de tu agrado/alcance?

Puede ser 1 peso o 100 o 1,000 el costo de la entrada. El monto no es lo importante. El punto real es que uno no debería pagar más "para tener el derecho a comprar".

Es como si te cobraran por entrar al supermercado o a una tienda departamental porque vas a comprar algo. Suena absurdo, ¿no?

D Dieciseis dijo...

Hola, acabo de encontrar este blog, y me di cuenta que.. Eres el tipo que llevaba el Tripticon en la Unboxing!! Soy Guadalupe, una de las chicas que anduvimos por ahí en el stand de la Unión cultural blablabla.... Que gusto saber que eres megamegafan de transformers y tienes una colección Enoooorme! Ya me dio el hyper nomas de imaginar que son mas de 6000 figuras , felicidades!!! Por ahi lei que si te invitamos un trago tal vez compartas mas historias de coleccionismo, siempre es genial conocer y compartir las historias frikis,asi que nomas pon fecha y nos ponemos de acuerdo. Saludos! Y, disculpa la paranoia secundaria..

AENDREL dijo...

Hola D Dieciseis, bienvenida al blog.

Nada que disculpar y, de nuevo, gracias por checar el stand de Hasbro el sábado. Sólo como aclaración, no tengo 6,000 robots, más bien rondo los 3,000. Es un asunto complicado relacionado con las figuras de centena que adquiero.

Mantenemos el contacto entonces para unos tragos y la charla pendiente.

¡Saludos!