12 de junio de 2014

Dino Power!

¿Cuántas veces, al buscar información de una figura específica, se han topado con un robot desconocido que les gusta mucho? En mi caso, ha sucedido cientos de veces. Así llegué a los Braves, los Sentai, los Chogokins y varias docenas más de robots independientes. La historia detrás de las figuras que ven aquí no es diferente a esos casos, pero sí es una bastante afortunada y muy divertida.

Mientras buscaba info acerca de los Rescue Bots Dinosaurios que, con un poco de suerte igual llegan a nuestro país, me topé con una línea de robots transformables que llamaron mi atención. De inmediato, la búsqueda inicial se vio interrumpida para conocer más acerca de esta línea jurásica y en cuestión de minutos, ya estaba enganchado.

Afortunadamente, muchos de ellos estaban disponibles en eBay. Pero justo en ese momento, los dejé pasar porque tenía en la mira otras figuras mucho más arriba en la escala de prioridades. Y qué bueno que así sucedió, porque un par de días después, durante los festejos del Día del Niño, en un Palacio de Hierro... los encontré.

¿Cuántas veces había visitado antes las jugueterías de Palacio sin toparme con los Switch & Go Dinos? Todas. La ruta siempre es la misma: directo a los Transformers con una ligera desviación hacia los Power Rangers y la ocasional visita a los videojuegos. Siempre igual. Por esa razón, desconocía que esa línea que había llamado mi atención llevaba ya bastante tiempo en los estantes de las mencionadas tiendas.

Hasta cierto punto, qué bueno que no lo hice antes. ¿La razón? Justo durante la semana que llevó al 30 de abril, todas esas figuras tenían entre 30 y 40% de descuento. Win.

Switch & Go Dinos es una línea de robots transformables para niños pequeños creada por la compañía Vtech , quienes además de juguetes didácticos electrónicos, también fabrican teléfonos inalámbricos. Su atractivo para mí radica en las transformaciones creativas (y el hecho de convertirse en dinosaurios, obvio). Pero tal vez el elemento que las distingue de el resto de robots transformables conocidos es que incorporan un sistema electrónico muy, muy, pero muy entretenido.

El core de este sistema está en una pantalla LCD en la 'cabina' del modo vehicular. Una vez que lo activas, verás en ella al piloto del vehículo. Presionas un botón y cambiarás entre varios pilotos diferentes disponibles. Otro par de botones emiten frases y sonidos relacionados con el vehículo y su conductor. Uno más controla el volumen del audio.

La representación digital del piloto no es estática; se mueve y reacciona al movimiento del vehículo. Ajá, si mueven el vehículo, éste emitirá sonidos de arranque o aceleración y el conductor reaccionará. Cool.

Al transformar el vehículo en dinosaurio robótico, otro set de sonidos se activará durante el proceso y la pantalla LED cambiará a un par de ojos para complementar el rostro del dino. Los botones cambian ligeramente sus funciones. Ahora, en vez de elegir piloto, seleccionas entre diferentes pares de miradas para el dinosaurio. La voz del conductor cambia a la del dinosaurio, el cual emitirá gruñidos característicos y más de una docena de datos acerca de la especie que representa. "Soy herbívoro, estás a salvo porque no te comeré" o "Vivo en manadas, con otros como yo" son algunas de las frases culturales que salen de estas figuras. Bastante atractivos para los padres interesados en juguetes didácticos y para los niños fanáticos de estos animales.

Y cuando los mueves en modo dino, cambiarán el sonido de motor por pisadas que cimbran el suelo. El efecto es muy divertido.

Los S&G Dinos vienen en varios tamaños. Los primeros que verán aquí son el equivalente a una figura TF Deluxe, tanto por sus dimensiones, como por el precio. Las figuras estadounidenses y las que venden en nuestro país serían exactamente iguales de no ser por algunas ligeras diferencias. Las más evidentes son el idioma en el empaque y las voces del juguete. Ajá, las versiones disponibles en México hablan en español ibérico.

Otra diferencia son los nombres de pila. En Estados Unidos, cada dinosaurio tiene uno, acompañado de la especie a la cual representan. Para el mercado de habla hispana, únicamente se dejaron las especies. Para propósitos del listado, los llamaré por su nombre completo en inglés y la especie en español. En la imagen de arriba aparece T–Don, el pteranodonte (#2,068).

El modelo azul es Horns, el tricerátopo (#2,069). Cada uno de los dinosaurios tiene una personalidad acorde a su especie. Unos son muy pederos, otros más tranquilos. Estos 'rasgos' obedecen al comportamiento que tuvo la especie a la cual representan.

El amarillo es Tonn, el estegosaurio (#2,070). Es importante señalar que, aunque algunos de los sonidos en el modo vehículo son similares entre los diferentes moldes, los pilotos y sus frases son diferentes en cada una de las figuras. Obviamente, esto también aplica al modo dinosaurio.

Sliver, el tiranosaurio es el verde (#2,071). Contrario a lo que podría pensarse al ver las imágenes, estas figuras no son repaints o ligeros remolds. Cada una de ellas es un molde completamente diferente. Lo único que tienen en común es la estructura de la pantalla LCD y las ruedas, pero tanto la transformación como el modo vehículo de los cuatro es diferente entre ellos.

Sería lógico pensar que el siguiente tamaño es equivalente al Voyager. Tal vez las figuras anteriores son similares a las dimensiones Deluxe, pero la cantidad (y calidad) de plástico con la cual están hechos es superior a la del TF promedio (por lo menos, post Cybertron). En el caso de Span, el espinosaurio (#2,072), la cantidad de plástico y el tamaño supera un poco al de una figura TF Leader.

Tal y como sucede con las figuras más grandes dentro de otras líneas, Span incorpora varias funciones adicionales a las de tamaños menores. De entrada, tiene un set de pilotos/ojos más. Al ser un jet en su modo alterno, emite sonidos al desplazarlo por el aire (con la mano, de preferencia). Tiene dos espacios en donde se colocan unos discos para lanzarlos. Para completar el set, también incluye una jaula transportadora y un pequeño dinosaurio no transformable (¡buuuuuuu!) que pareciera el hermano menor de Sliver. La jaula cuenta con un switch para atrapar/liberar al juguetito extra. Y por si fuera poco, en modo dinosaurio, tiene un mecanismo para abrir/cerrar sus fauces.

Finalmente, está este sujeto, a quien Vtech ubica dentro de la categoría 'Grande' al igual que Span. Pero el tamaño de éste es mucho mayor al de una figura Leader. De hecho, creo que sí tiene el volumen de unas 2 (tal vez 3) figuras Transformer Beast Hunters Supreme.

Brok, el braquiosaurio (#2,073) es el jefe de todo el grupo. Es enorme y pesado. Tiene una cantidad record de 6 pilotos/miradas diferentes y muchos más sonidos que el resto. Aparte de los cuatro botones de ley, tiene un quinto botón que activa luces electrónicas. Su modo alterno es el de un camión que más bien parece un auto F1 en esteroides. Incluye un vehículo con un pterodáctilo no transformable (¡buuuuuuu!) que deslizas por una rampa (la cual corre por la parte superior del vehículo) y activa un divertido sistema de resorte que manda a volar al animal del auto. Una vez transformado en modo dino, al presionar el quinto botón, Brok moverá el cuello como figura animatrónica. Y claro, cuando lo deslizas, mueve las patas y hace ruidos típicos de dinosaurio cuadrúpedo.

Como comenté antes, los encontré a todos con descuento en el Palacio de Hierro. Todos incluyen baterías y, salvo el caso de T-Don, todas funcionaban perfecto. Sears también vende los S&G Dinos y tiene alrededor de 5 modelos más —4 del tamaño Turbo (más pequeños que los Deluxe que mostré) y un helicóptero del tamaño de Span— pero, desafortunadamente, no han tenido descuentos locos como los otros que conseguí. No me dolería pagar por ellos lo que cuestan ahora (las figuras pequeñas cuestan alrededor de 300 pesos y el helicóptero 700), pero si eventualmente van a bajar de precio, prefiero esperar.

Les dejo aquí algunos videos promocionales de la línea, primero las versiones gringas y luego las españolas.











Con estas figuras aprendí tres valiosas lecciones. La primera es explorar, aunque sea de vez en cuando, otras zonas de las jugueterías. La segunda fue que los dinosaurios carnívoros sí eran muy cabrones. Y la tercera fue una confirmación de algo que siempre he pensado: un robot transformable no necesita ser muy complejo para ser divertido.

Creo que si a mí me sorprendieron los Switch & Go Dinos, un niño de 3 a 8 años (edad sugerida en el empaque) amaría tener cualquiera o todos ellos. Ya tenía rato que un grupo de juguetes desconocidos no me entretenía tanto. Uno de los mejores descubrimientos que he hecho en fechas recientes. Altamente recomendables, chavos.

"Cuando los dinosaurios gobernaron mi piso"