26 de junio de 2008

¡100!: El futuro de la colección

Al llegar al ciento de figuras transformables, hay personas que piensan que esto ya se acabó, que ya llegué a la meta. Sí y no. Esta cifra clave marca una nueva etapa en mi faceta como coleccionista (que mamón). No dejaré de coleccionar Transformers, aunque sí lo haré a un ritmo muy diferente. Les explico...

Como comenté en este post, la colección fue de 2 a 105 en cuatro meses y medio. No se si rompí alguna marca —dudo que exista— sobre la velocidad de adquisición de figuras robóticas de acción. La onda es que esta colección no fueron meras compras hechas al azar. Así como sucedió con el Megatron que siguió al Optimus Prime, la gran mayoria de TF que he adquirido fueron cuidadosamente seleccionados a partir de 3 axiomas que siempre tuve muy claros:

1) Recuperar las figuras que tuve en mi infancia y aquellas con las que jugué.

2) Comprar sólo las figuras que me gustaran de las líneas ya existentes.

3) No dejar pasar las nuevas líneas que vendrán en el futuro.

El primer caso es muy claro. Hice un recuento mental de todos los Transformers que tuve cuando era chavito. No fueron muchos, de hecho, son alrededor de 10. Bien, de esa cantidad, digamos que ya tengo el 70%. El resto ya está perfectamente bien ubicado y por supuesto que hay planes para conseguirlos. Pero, también están aquellos G1 que siempre quise y por la típica circunstancia que involucra la falta de efectivo cuando eres pequeño, no pude tener. De estos me falta un 60% aproximadamente. La razón por la cuál no le di prioridad a estas figuras desde un inicio, también es muy simple y tiene que ver con el segundo axioma.

En esto de coleccionar, el taiming es súper importante. En ocasiones, es preferible gastar un poco más en una figura más reciente que menos en una G1. Explico: cuando comienzas la búsqueda de determinados TF notas que hay bastantes figuras disponibles de un personaje X que salió a la venta en la década de 1980, por lo que su precio se mantiene dentro del terreno de lo normal. Por otro lado, figuras más novedosas, que tienen más apil con las nuevas generaciones, vuelan de los estantes y pronto se convierten en items escasos en eBay, Mercado Libre o las tiendas de chácharas. Es por esto que los dos primeros axiomas se siguen en paralelo y ninguno es más importante que otro. Recuerdo haber visitado las jugueterías durante la época navideña del 2007 y ver una docena de figuras de la línea Cybertron. Me agradaron bastante, pero en ese momento, no tenía ni siquiera planes de comprarme alguna. No por su precio, más bien no me nacía la onda de la coleccionada.

Cómo me arrepiento de no haberlo hecho: sacando cuentas, muchas de esas figuras (de las cuales ya poseo algunas) subieron entre un 30 y 50% de su valor original en cuestión de meses. Esto mismo nos lleva directamente al tercer axioma, que me obligará a estar más atento a las figuras que se lancen al mercado para comprarlas cuando la oferta es mucha y la demanda poca.

Entonces, tenemos que durante estos cuatro meses y medio, adquirí 105 figuras que igual incluyen objetos de aprecio o deseo en mi niñez, como aquellas que me agradaron al ver fotos o reseñas en video en la red. Si tuviera que sacar un porcentaje de lo que tengo ahora, tomando como el 100% la cantidad de TF disponibles actuales y aquellos que lo estarán de aquí a fin de año, para obtener un aproximado de lo que falta en mi colección, los números estarían más o menos así:

Figuras coleccionadas del axioma 1: 55%

Figuras coleccionadas del axioma 2: 70%

Figuras coleccionadas del axioma 3: 0%

Con estos números en mente, podría calcular que faltan alrededor de 40 o 50 figuras para fin de año, aproximadamente. Un número respetable si consideramos que después de esas, sólo bastará ponerme al corriente con las nuevas líneas que aparezcan cada año (casi siempre es mínimo una). Al ser un número reducido (comparado con el que tengo ahora) el ritmo de adquisición se reducirá considerablemente.

Si leyeron el post que les mencioné con anterioridad, podrán notar que estaba adquiriendo un promedio de casi 6 figuras por semana, algo excelente para la colección, pero no muy bueno para mi tarjeta de crédito. Además, también tengo el problema del espacio. Donde vivo, sólo tengo cinco repisas de un librero para acomodar a todo el ejercito de robots. Son repisas grandes, pero el espacio es cada vez menor, a tal grado, que de vez en cuando, algunas figuras bajan a visitar a los aburridos libros de las repisas inferiores. Y si creen que el espacio para las figuras es un problema, esperen a que les cuente el problema de las cajas.

He guardado TODAS las cajas de las figuras nuevas que he comprado. Estamos hablando de que la mitad de mis robots tenían algún tipo de empaque de cartón, plástico o lo que sea. Esto también es un foco rojo que debo resolver ASAP, ya que Red no es fan del desorden y el caos como un servidor.

Si creen que exagero, comparto unas cuantas imágenes de un micro desván en donde se guardan los tiliches:

—Estas son sólo cajas de las últimas figuras que he abierto—



—Tres ángulos del desván. El desmadre es claramente perceptible—

Recibí un comentario sobre el post de ayer que ahí mismo contesté y reitero aquí. No tengo planes de vender ninguna de las figuras en el futuro, pero siento que debo conservar las cajas. Tenía la idea de venderlas en ML en una subasta ordinaria —aunque no lo crean, hay personas que las compran para poner en ellas figuras usadas y venderlas como nuevas o recrear el estado MIB—. No lo se todavía, pero por lo pronto, voy a empezar a desarmarlas y a acomodarlas para liberar el espacio.

En resumen, voy a pararle un poco al frenesí robótico, por lo que comenzará una desaceleración en el ritmo de adquisición. Si antes el promedio eran 20 figuras al mes, calculo que para los seis meses restantes de este año, el porcentaje se reducirá en un 75%, es decir, no me veo adquiriendo más de 4 o 5 figuras al mes en promedio. Por lo pronto, sólo tengo 2 compras hechas en eBay (una en camino y otra es una preventa que se enviará hasta septiembre). Mi prioridad por el momento es pagar por completo mis tarjetas, acomodar las decenas de cajas que tengo arrumbadas y, por supuesto, comprar un mueble muy grande en donde pueda poner artísticamente las figuras que tengo y las que vienen en camino. Lento, pero ahí vienen.

1 comentario:

Zayd dijo...

Comprar un mueble muy grande, o comprar una casa muy grande?!!!, ja,ja,ja. Saludos.