20 de junio de 2008

¡Esas son ganas de vender, chingao!

Como coleccionista oficial, uno debe tener un buen equipo de dilers conocedores y preparados para nutrir las necesidades del pasatiempo. A lo largo de los meses que llevo dedicándome a los TF, he conocido a un número considerable de vendedores. Varios son comerciantes de juguetes en general, pero muchos de ellos dedican más del 80% de sus esfuerzos a los Transformers. Como podrán darse cuenta si siguen este blog, mis compras robóticas no son precisamente casuales. Digámoslo con todas sus letras: gasto un chingo de dinero al mes en mi adicción, más del que a veces debería. En el último mes, me he dado cuenta de un par de cosas. Juzguen ustedes...

Diler 1


Situación: Con mi tarjeta de crédito, pago un “adelanto” de una figura que llegará “próximamente” en el sitio de un Sr, a sugerencia de él, ya que la figura “estaba en la mira” de varios de sus compradores. Tiempo más tarde, gano la figura en cuestión en una subasta, por lo que de inmediato le cancelo la compra de ese producto (semanas antes de la supuesta llegada), lo que me dejo con un pequeño crédito a favor en su tienda. Justo un día después, recibo un email de su tienda, informándome que con motivo del festejo del aniversario del sitio, todas las compras que se realicen el siguiente día, tendrán un 20% de descuento, salvo preventas y figuras que no hay en stock.

Día del conflicto:

Yo: Qué onda? Oye, el saldo a favor lo voy a ocupar para comprarte dos figuras, tal y tal. El resto para completar el total sería en efectivo. Oye, al estar las dos figuras en stock, ¿me vas a aplicar el 20% de descuento, ¿verdad?

Él:
No, Tu saldo a favor era para una preventa. No aplica.

Yo: Ok, entonces solo voy a querer tal figura, gracias.

Corolario: Dinero a favor es dinero a favor. Punto. Independientemente de que haya sido por una preventa, el saldo que tenía iba a ser para comprar FIGURAS EXISTENTES, por lo que las reglas de la oferta se cumplían. Ese plan mamón me molestó bastante, considerando que al Sr. le he comprado más de veintitantas figuras (y ni hablar del dinero que me costaron), creí que ya era un cliente. No pedí que se rompieran reglas, simplemente era cuestión de semántica discrecional. En números: él iba a “perder” 200 pesos por su descuento. Al comprarle una figura solamente, el se “ahorró” un descuento de 160 pesos. Lástima, también se “ahorró” todo el dinero que ya no invertiré en sus figuras de ahora en adelante.
--------------
Diler 2

Situación:
Recibo un email con carácter de urgente de un diler al que le he hecho un par de compras jugosonas. En él, me informa que va a necesitar dinero, por lo que va a vender varias figuras a quien las quiera. Me manda incluso fotos de las mismas. Le pido precios para saber cuáles puedo adquirir y me sorprenden los costos bajos de muchas de ellas. Le envío una lista de lo que quiero, y le digo que dependiendo del precio que me de por todas (digo, si me las ofreció, es porque me considera cliente, ¿no?), le pagaré algunas en efectivo en 3 días y el restante podría dárselo la siguiente quincena o bien, sólo comprarle para lo que me alcance. Saco la cuenta y en realidad, sólo me faltarían 600 pesos para comprarle todo lo que quería de la lista, Todo esto sucedió en menos de 30 minutos via correo electrónico. Después de mi último mensaje, ya no recibo respuesta hasta un día más tarde.

Día del conflicto:

Él:
De la lista que me mandaste, sólo me quedan tal, tal y tal (menos de la mitad de las figuras por las que había mostrado interés). Pero tengo estos otros también... ¿Los vas a querer?

Yo: Estaba interesado en todos los que te dije. Pero como ya los vendiste, no gracias.

Él:
Oye, todavía tengo uno de los que querías, pero le falta esto, esto, esto y aquello. Pero ya no me dijiste si los vas a querer. Si no, para ofrecérselos al segundo postor.

Yo:
Ofrécelos al segundo postor.

Corolario: ¿Qué pedo con esto? ¿Por qué carajos la gente te ofrece cosas que no te va a dar? Yo le avisé de inmediato lo que quería y nunca recibí una respuesta pronta de si se iba a poder o no. Hasta que el Sr. terminó de venderle a quien sabe quien, se dignó a venderme las sobras. La lógica dice: si haces un ofrecimiento de este tipo, empiezas por tu opción más viable y le permites decidir. Si él te compra todo o algunas cosas, partes de ahí para acudir con tu segunda opción viable y así sucesivamente. Esa mamada de hacer un ofrecimiento comunal como saldos de Bloomingdale’s se me hace una grandísima estupidez. Si lo que necesitaba era una transferencia al minuto de un banco de Suiza, mínimo lo hubiera dicho. Yo considero que esperar 3 días por dinero seguro de un buen cliente, siempre será una decisión correcta para fomentar una relación fructífera. Él tal vez vendió todo lo que tenía que vender. Le deseo suerte cuando intente venderme algo en el futuro.
--------------
Diler 3

Situación: Tiempo atrás quedé con un diler novel de comprarle una figura a la que le traía muchas ganas, pero debido al alto costo de la misma, le informé que probablemente tardaría hasta dos meses en hacer el trato. Dos meses más tarde (osea, hoy) tengo un pequeño superávit que puedo invertir en dicha figura. Por lo que lo contacto para avisarle que por fin ya podemos hacer negocios. Aunque no tengo el dinero completo, sí tengo más de la mitad y planes que nos benefician a ambos. Las opciones son: a) llevarme la figura, pagarle lo que tengo y el resto con tarjeta a través de Mercado Pago, b) llevarme la figura, pagarle lo que tengo y depositarle el resto en dos quincenas, a sabiendas que soy un cliente de confianza y puntual o c) esperarme a que tenga el dinero completo y hacer el trato hasta entonces.

Día del conflicto:

Él: Fíjate que como me comentaste que ibas a tardar un tiempo en comprarla, pues empecé a mover todas las que tenían, y ¿qué crees? Justo ayer se vendió la última. Pero si gustas, pasa el fin de semana, déjame 500 pesos y en un mes cuando ya tengas el dinero completo, seguro ya te tengo tu figura.

(segundos después de recibir este email, me meto a ML y ahí estaba, en toda su magnitud, la venta de la figura “que ya no tenía”, esperando a alguien con todo el efectivo para comprarla)

Yo: Uy, que mala suerte. Ni hablar, así sucede a veces. Bueno, entonces yo creo que mejor ocupo ese dinero para otra cosa y cuando junte la cantidad completa, yo te vuelvo a contactar.

Corolario:
Estarán de acuerdo que no me puse en un plan de “My way or the highway” con este Sr. De hecho, le di tres opciones. Cabe señalar que en repetidas ocasiones me ofrecieron la figura, incluso al mismo precio que él me la daba y con facilidades, pero como soy persona de palabra, no la adquirí porque ya había quedado con él. Si no quería soltármela hasta liquidar el total, no había bronca, hubiera elegido la tercera opción y yo me espero o se lo aparto. Pero inventarse un megachoro (y malo, aparte) para darme largas, y aparte pedirme dinero para “apartarla” sí fue poco elegante. Clásica situación donde la verdad resultaba mejor que inventar cualquier cosa. Yo cumplí al querer comprarle la figura, pero en el momento en el que él mintió, se fue a la goma nuestro acuerdo. Como agente libre, compré esta figura de inmediato con otro proveedor (aunque me costó 300 pesos más cara, pero con facilidades) y el Sr. antes mencionado tendrá un cliente menos que se interese en sus productos agotados con ventas activas.
--------------
Esto de comprar TF ayuda mucho como ejercicio social. La maquinaria sentimental detrás de las acciones de intercambio, sobre todo entre personas afines a los productos en cuestión, genera vínculos afectivos diversos y escenarios de luchas clasistas en el imaginario colectivo del estrato social afectado. Traducción: hay de todo en esta villa del Sr.

Ahora bien, todas estas situaciones que se dieron en un mes/tiempo, son la parte no satisfactoria. Aunque menos, también hay ejemplos de gente honesta con ganas de hacer buenos negocios con compradores valiosos.

Caso 1:

Un diler al que llevo comprándole ya bastantes figuras, me ofrece una nueva cuando acudo a su local a recoger dos TF pendientes. Me muestro indeciso, ya que a pesar de que sí me interesa, no cuento con el efectivo para pagarla en el momento. Comienza la negociación de su parte.

Él: Tú pones los plazos y las cantidades. Eres cliente y confío en ti. A mi si me dicen “va”, yo le entro, siempre y cuando cumplan.

Yo: Te propongo esto: Me llevo la figura y te la pago en tres quincenas a partir de la siguiente, depositándote directo en tu cuenta. ¿Te late?

Él: Va

Trato hecho. +50 puntos de karma para el diler. Él sabe que yo no fallo, cuenta con mi palabra y se lo he demostrado al comprarle las figuras que le he pedido/apartado. Así de simple. Este Sr. se convirtió de inmediato en mi nuevo diler de cabecera.
------------
Caso 2:

Ayer pasó el pago de la tarjeta en ML que realicé para adquirir un TF. El vendedor es nuevo para mi, nunca había hecho un trato con él. Cuando me notifican de ML sobre el éxito del pago, me comunico con él.

Yo: Oye, ya pasó el pago. ¿Nos podemos ver hoy para la entrega?

Él: Seguro, mira yo ando por tal lado hasta tal hora.

Yo: Uy, la onda es que yo salgo de la oficina hasta tal hora.

Él: Entonces, ¿te late pasar por ella?

Yo: ¿En donde andas?

Él: Por tal y tal lugar...

Yo: Uy, me queda un poco lejos, yo podría pasar por tal y tal lugar...

Él: Mmhmm. Complicado.... ¿Por donde está tu oficina?

Yo: En Santa Fé...

Él: Sí ubico. ¿Y si te la llevo al rato?

Yo: (sorprendido) ¡Pues va!

Él: ¡Pues va!

Trato hecho. ¡Estas son ganas de vender chingao! El wey sin conocerme, sin sentirse comprometido por compras anteriores o sin ningún costo adicional, se lanzó desde Polanco hasta Santa Fé para entregarme la figura. Ni siquiera, como muchos otros, me pidió que me conectara en ese instante para liberarle el dinero. Otros hasta te obligan a que sueltes el dinero antes de la entrega. El Sr., de lo más cool y calmado, se mostró feliz de hacer la venta, emocionado, atento. Chingón, pa’ acabar pronto. La figura es la que aparece en la foto, entregada en mi oficina sin panchos, ni costos adicionales o malas caras. Starscream Masterpiece (#96) no sólo fue una figura más, fue la carta de presentación de un diler con el que espero hacer tratos de nuevo.
-----------
En resumen, en estos tiempos tan de la fruta en el apartado económico, un vendedor debería estar consciente de lo difícil que es hacerse de clientes buenos, como yo. No es broma, soy una persona de palabra que nunca queda mal. Debe ser bien difícil, por las historias que luego cuenta mi hermano (que es vendedor profesional, pero de otras cosas), tener clientes que constantemente te compren y con los que cuentes para hacer buenos tratos. Tenerme como cliente y hacerme una jaladita como las mencionadas con anterioridad, seguramente no dejará en la quiebra a ninguno de los dilers que mencioné. Por supuesto, no debo ser el único cliente en el mundo. Pero así como yo, debe haber otros que prefieren pagar un poco más por recibir las cosas en mejor estado o adquirirlas con facilidades. Y qué mejor que un vendedor que te ofrece todo esto sin costo, como valor agregado a la lealtad que demuestras.

Siendo honestos, un vendedor siempre necesitará más a un comprador que a la inversa. Finalmente, un diler se queda con su dinero parado, con sus ventas que generan costos y las comisiones que se comen la ganancia si no hay trato. Un comprador, simplemente toma su dinerito (o su plastiquito) y lo lleva a otro lado donde lo aprecien más. Así es el mundo señores. De ahora en adelante, le daré más valor a mi dinero y no se lo entregaré a cualquier fulano.

Así que tú, sí tú vendedor en potencia. La próxima vez que quieras vender tu producto y ponerte en plan de diva conmigo... aléjate lo más rápido que puedas y véndeselo a quien más confianza le tengas (si lo encuentras). En lo que a mi respecta, todos los dilers instalados en la usura y la codicia se van a la mierda. ¡Bienvenidos los que tengas ganas de venderle a un excelente cliente!

Por cierto, ¿comenté que con mi reciente promoción, también fui acreedor a un jugoso aumento de sueldo?

Mmmmhmm... ¡Salud por el futuro de mis compras!

2 comentarios:

mnka dijo...

¡Salud! y mochilassssssssssss
Saludos

EConde dijo...

Pues suerte con las futuras compras y a ver si con el jugoso aumento te invitas de perdis unas tortas :P