4 de junio de 2008

Transformer de la semana: Dreadwing Movie

Sneak... steal... supress!!!

Tal y como quedamos, aquí está el review de la semana a tiempo. No se si en verdad les gusten o no las reseñas que hago, pero la verdad, me entretiene bastante hacerlas, es como mi catarsis semanal. Pasando a lo que nos atañe, toca el turno a un soldado Decepticon volador. Es mentiroso, traicionero y ni siquiera sus compañeros de equipo lo soportan —tal y como ocurre en varios lugares de trabajo—. Conozcan a ¡Dreadwing!

Como podrán notar en el título, se indica que esta figura es de la serie pertenenciente a la película. Esto es y no cierto. Dreadwing no aparece en el filme del 2007 —confíen en mi, la he visto un par de veces—. Entonces, ¿por qué forma parta de esta línea? Dreadwing aparece en dos cosas relacionadas con la película: 1) un comic que narra los eventos previos al filme, y 2) el videojuego basado en la cinta. Como seguramente sería muy poco redituable sólo vender las figuras que sí aparecen en el largometraje, Hasbro trató de meter a todos los personajes imaginables en esta colección. Me sorprende que no hayan lanzado una figura del Xbox 360 que se transforma en robot durante la confrontación final... —de nuevo, confíen en mi, esto en realidad sucede—.

—Fuselaje camuflado. Obviamente es un avión de combate de la era pre-stealth—

Por los motivos antes mencionados, Dreadwing no tiene mucho bacgraund digno de mencionar. De hecho, no leí el mentado comic, por lo que toda la info de este sujeto la obtuve de la mini bio que viene en el empaque. En corto: es un ladrón, bromista de mal gusto y solitario Decepticon que gusta de apropiarse de tecnología ajena para automejorarse. Su modo alterno es el de un MiG-29 Fulcrum. La amenaza soviética de la guerra fría está perfectamente representada en esta figura. El avión es bastante identificable, de buen tamaño y detallado. Por lo menos la parte superior...

—Muy bien, las turbinas son tan poderosas que incluso arden...un momento, ¿que es eso bajo el cuerpo del avión?

La magia acaba cuando revisas la parte inferior de la nave. Dos “supuestos” enormes contenedores desechables empañan lo que pudo haber sido una representación perfecta de un vehículo real. Estos tanques si existen en aviones reales con la finalidad de almacenar combustible, municiones o en algunos casos, bombas de liberación de emergencia. Pero nunca he visto un avión con tanques tan protuberantes como estos. Resulta evidente que son parte esencial de la transformación robótica de la figura, pero su tamaño simplemente fractura el efecto. Por si fuera poco, ni siquiera tiene tren de aterrizaje realista, sólo unas ruedas bajo los drop tanks es todo lo que obtienes. Puntos en contra.

Fuera de ese pequeño gran problema, el cuerpo del vehículo es muy bueno. En la cabina se pueden notar algunos detalles como el asiento y los controles, además de las turbinas con el efecto flamante. Las texturas del fuselaje y los colores también están muy detalaldos. El modo vehículo es muy convincente, siempre y cuando se vea desde un ángulo apropiado. Incluso las insignias Decepticon estan colocadas en una posición fina y elegante, tal y como si se tratara de un avión real con los escudos de su país de origen. En este caso, serían rusos. ¿O cubanos?

—Como afiche 80ero en el cuarto de un adolescente. Nada más faltan las chicas Budweiser—

La transformación tiene sus partes engañosas, sobre todo los movimientos que involucran a los brazos. Estos tienen que dar un giro completo que sólo es posible si quitas las alas del camino (un paso poco detallado en el instructivo). Al igual que el resto de figuras pertenecientes a esta serie, cuenta con la tecnología Automorph, que transforma unas partes del cuerpo al mover otras. En este caso, al abrir el fuselaje central hacia un lado, la otra mitad simétrica también se abre, poniendo al descubierto el pecho de la figura. Los tanques famosos son las piernas de la figura. La cabeza es el cono de la aeronave y las turbinas forman sus brazos mortales.

—Una felicitación para el preparador físico de Dreadwing. Esa cinturita de avispa es envidiable—

De la cintura para arriba, la figura tiene lo suyo. Vamos, incluso la carencia de manos en favor de las flamas/misiles encaja con el personaje. Un detalle que siempre me ha gustado en un TF es que el rostro sea esteril, artificial... robótico. No es que me desagraden los rostros con razgos humanoides, pero la verdad, prefiero un rostro inerte sin expresión. Tal y como en este caso. Su cara es simplemente una gran lente. Sencilla y efectiva.

La parte inferior es otro cuento. Para empezar, la cintura es un tanto desproporcionada si tomamos como punto de partida el tronco. Simplemente se ve fuera de lugar. Las piernas no ayudan tampoco; parece como si al hombre de hojalata se le hubiera chorreado el aceite después de montarse al león cobarde. La parte buena, son las articulaciones firmes que permiten adoptar una postura firme todo el tiempo, incluso con poses que desafían a la gravedad

—Cuando no está fastidiando Autobots, Dreadwing es “viene viene” en aeropuertos internacionales—

Dreadwing es una figura decente, a pesar de todos los detalles visibles que le restan puntos, como los tanques o las proporciones bizarras de su cuerpo. El modo vehículo es muy llamativo, siempre y cuando se vea desde un punto de vista ventajoso y el robot no está tan mal, sobre todo si consideramos que coopera bastante a la hora de colocarlo en poses creativas. Compré esta figura en un momento de debilidad en un Wal-mart al hacer el súper hace un par de meses. No me arrepiento por el precio que pagué. Existe un repaint negro con amarillo de esta figura llamado Overcast. No está mal, pero con toda honestidad, prefiero la combinación de colores en este. Un buen complemento si te gustan los TF aéreos.


Costo actual MIB: entre 10 y 20 dólares (a mi me costó 20)

Modo avión: 8.0
Modo robot: 8.0
Overall: 8.0

2 comentarios:

mnka dijo...

Mucha ropa, mucha ropa...
Bueno, mucho metal, mucho metal...

mnka dijo...

Pues muy malo muy malo pero es bastante generoso con la cámara... saludos.